Cuando los ojos se desaguan

El llanto como manifestación de nuestras emociones

Culturalmente llorar se ha asociado a debilidad y se ha considerado como algo negativo y traumático; es por eso que muchas veces cuando lloramos nos encontramos con un entorno que intenta acallar el llanto a través de expresiones como: “No llores, él/ella no merece tus lágrimas”, o “llorar no va a solucionar tus problemas”. Aunque estas expresiones buscan brindar consuelo consiguen el efecto contrario, ya que nos hacen sentir incomprendidos. Por tal motivo tendemos a reprimir el llanto, sin darnos cuenta que hacerlo es emocionalmente peligroso.

Las lágrimas que brotan por nuestros ojos tienen múltiples propósitos, ya que además de ser las encargadas de limpiar y lubricar el globo ocular, son el medio a través del cual nuestra mente libera aquellas emociones que no se pueden expresar sólo con palabras, y al rodar por nuestras mejillas se llevan consigo montones de sensaciones que van desde la alegría extrema hasta el dolor más profundo.

Llorar en ningún caso es una debilidad de las personas, sino una válvula de escape cuya única finalidad es descargar los cúmulos de sensaciones y emociones que nos ahogan. Por eso, el llanto es un mecanismo de protección y de liberación de tensiones tan necesario para nuestra salud y que deja a nuestra mente un poco más tranquila, liberada de sus pesares, lista para seguir adelante.

Mi sugerencia es que cuando tengamos deseos de llorar no los reprimamos, no nos de miedo  expresar como nos sentimos, el llanto es una forma de empezar a soltar las cadenas para alcanzar la libertad interior; llorar muestra la sensibilidad que tenemos en nuestro interior y la grandeza del alma. A  través del llanto también tomamos conciencia de  nosotros mismos, de qué es lo que nos duele y nos afecta. Por lo tanto, el llanto es terapéutico y una medicina natural.

Pero cuán importante es que podamos llorar acompañados, ya que el abrazo de un amigo y su consuelo nos da la fortaleza para seguir luchando. Por lo tanto, antes de tomar un pañuelo y descargarnos, no estaría de más asegurarnos de que estamos en el entorno adecuado y rodeados de personas de apoyo, como amigos y familiares que nos acompañen y nos permitan expresar nuestros sentimientos sin juzgarnos ni criticarnos.

Recuerda….no dejes para mañana las lágrimas que puedes derramar hoy.

Comparte este contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Selecciona la moneda
Peso colombiano