El amor construye verdaderas familias

Hoy día, hablar de familia es verdaderamente complicado, porque se han perdido paulatinamente los valores y se quieren solucionar las crisis en los hogares, pero sin la presencia de Dios al interior de ellos.

Si le damos una mirada a la Palabra de Dios, concretamente en 1 Corintios 13, nos dice que el Amor “aguanta todo, lo perdona todo, no es engreído, ni grosero, ni orgulloso, es cariñoso, solidario, comprensivo”.

Solamente haciendo ese ejercicio, y comparando la cita con la realidad de nuestras familias, vemos como Dios, que es Amor nos pone un punto muy alto y nos invita a revisar todos los días ¿Cómo estoy practicando ese mandamiento con los seres queridos que Dios me ha regalado?, porque si nos permitimos ser sinceros un momento, es muy fácil “ser luz” en la calle donde no me conocen bien y puedo aparentar o fingir que soy alegre, que estoy bien, etc. Pero dentro de mi hogar ¿Qué?


Es en nuestro hogar donde me pueden conocer y aceptar como soy. Allí donde me pueden corregir con amor, perdonar con sinceridad, y apoyarme en todo momento; debemos rescatar, recomponer, recuperar la esencia que un día unió a papá y mamá: El Amor.


Si volvemos a ese “primer amor”, con caricias, palabras lindas, detalles, actividades de apoyo mutuo, sabiendo todos unidos que una verdadera familia, se construye primero desde el amor, y lo demás se dará por añadidura, es decir, lo maternal, lo económico, etc.


Hoy día, considero que hace falta en cada uno de nosotros, imitar a María, nuestra Madre del Cielo, quien nos enseña la obediencia a la Palabra del Señor, queriendo que se haga siempre su voluntad y no la nuestra.

Comparte este contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Selecciona la moneda
Peso colombiano