El embarazo, un regalo de Dios

“Gracias Padre celestial por haberme confiado este pequeñito que llevo en mi vientre, ayúdanos a hacer lo que debemos para que este bebe sea feliz y pueda cumplir la misión que le designaste cuando le diste la vida, Amén.”

Esta debería ser la oración que todos los padres eleven a Dios al momento de saberse embarazados.

Cuando reconocemos que la pareja que se embaraza está recibiendo un regalo y una misión de Dios, la perspectiva y la mirada cambia hacia ese hijo que se espera. Pues estar en ese estado es un privilegio.

Un privilegio que nos llama a estar en comunión con Dios durante todo el proceso. Este proceso consta de varios momentos en los que podemos disponer una continua oración:

El primer momento que es el de la concepción,

Un segundo momento es el de la noticia,

El tercero el proceso de la gestación,

El cuarto es el trabajo de parto,

El quinto es la etapa de pos-parto.

Cinco momentos claves tanto para el bebé como para los padres y las familias de ellos, ya que no son sólo los padres los que se embarazan, es todo el sistema familiar el que se embaraza, por lo tanto, es preciso que todos se unan en oración para que este proceso salga en victoria.

Los hijos son un regalo del Señor; son una recompensa de su parte. 
Salmo 127,3

Comparte este contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Selecciona la moneda
Peso colombiano