“La postergación” El ladrón de la tranquilidad

Dejar las cosas para después, inicialmente se nos presenta como una solución práctica a nuestro mundo tan convulsionado, donde el tiempo no nos alcanza, pues los días son muy cortos para tantas cosas que tenemos por hacer. Sin embargo, esto es un autoengaño que puede convertirse en un impedimento para alcanzar nuestros objetivos en cualquier área de la vida.

Postergar constantemente, más allá del falso alivio que pueda generarnos en un primer momento, implica un gran desgaste que con el paso del tiempo puede causarnos emociones negativas tales como culpa, angustia y frustración, así como problemas en el rendimiento académico y laboral.

Existen varios motivos por los cuales tendemos a dejar asuntos pendientes; entre ellos están el desinterés, la desmotivación e incluso el perfeccionismo, y quiero enfatizar en este último aspecto, porque unas aspiraciones demasiado altas y el miedo al fracaso pueden elevar también nuestro nivel de estrés bloqueándonos, así antes de correr el riesgo de fracasar, preferimos no hacer absolutamente nada.

¿Cuántos somos fieles practicantes del hábito de la postergación? Afortunadamente podemos dejarlo, cuando admitimos que la frustración hace parte de la vida y aceptamos la posibilidad de encontrarnos con dificultades mientras avanzamos hacia las metas que queremos alcanzar; cuando diferenciamos los asuntos urgentes de los importantes y establecemos una adecuada gestión del tiempo para su realización; o cuando optamos por delegar aquellos asuntos que pueden ser resueltos por otras personas.

Finalmente, el remedio más efectivo contra la postergación es dejar de esperar que llegue el momento indicado o que se den las condiciones adecuadas para empezar a actuar. Olvidemos eso y pongámonos manos a la obra, así veremos cómo poco a poco nosotros mismos nos animamos a continuar trabajando en la consecución de nuestras metas sin necesidad de acudir al ladrón de nuestra tranquilidad: la postergación.

Comparte este contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Selecciona la moneda
Peso colombiano