La seducción está en ti

La seducción es específica de los seres humanos, por eso es diferente del cortejo que son los comportamientos de búsqueda sexual programados genéticamente para una determinada especie.  La seducción es específica de la especie humana integra al cortejo y lo trasciende. El erotismo es el arte de sugerir, provocar, disfrutar y combinar estímulos como si fueran ingredientes de cocina.  Requiere de curiosidad crónica y espíritu aventurero, es la definición que encontré de un colega en el medio.  

En la atracción entre 2 personas se puede tener en cuenta los siguientes elementos:

La proximidad…el contacto frecuente y regular entre dos personas aumenta la posibilidad de que se genere atracción, más intimidad y gustos en común.  La mayor parte de relaciones humanas profundas (eróticas, amistosas, amorosas) son producto de contacto cotidiano cercano.

La apariencia física…aunque la belleza no es requisito fundamental, tiene sus ventajas.  Pero debes lucirte y llamar la atención con otras cualidades como el aspecto intelectual, la manera de vestir, con accesorios, la imagen, etc.

Las semejanzas…aspectos que compartes con alguien creando un espacio de identificación donde se genera vinculación afectiva. Pero las diferencias también suelen ser atractivas.

La reciprocidad…sentirte atractivo y valorado por la otra persona, es decir, te atrae percibir que eres importante para alguien. 

Y otros elementos a tener en cuenta en la seducción es lo que se llama el triángulo de la expresión sexual, que consta de tres elementos importantes:

LA MIRADA que es la puerta de entrada al juego de seducir…por ello es importante que tomes consciencia de la mirada que utilizas, de lo que transmites con ella y de lo que puede interpretar el otro…la mirada adecuada debe ser lo suficientemente prolongada como para que quede claro que es allí donde se apunta.

LA SONRISA que expresa diferentes emociones y te invita a acercarte, cautiva tu atención o aleja sino te convence; es fundamental prestar atención a este aspecto, porque una cara “seca, fría, sin emoción” no es mucho lo que va a seducir.

LA VOZ que acaricia, que te transporta o que te genera ruido y te aturde. La voz susurrante, en tono bajo y con variaciones es la que más llega a seducir.  Por eso también es fundamental evaluar este elemento y trabajarlo a la hora de lanzarse al ruedo.

Y para complementar estos tres elementos, mucha atención con EL OLOR, un aspecto tan vital como los anteriores, porque con ello, puedes acercar, gustar y encantar tanto a la otra persona, así como se puede volver un repelente sexual.

En ti está la capacidad de seducir, por eso conócete, desarróllala y manos a la obra. 

Autora: Ps. Lina María García Henao

Comparte este contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat
Selecciona la moneda
Peso colombiano