Con más frecuencia de la que uno espera, psicólogos y terapeutas nos encontramos en consulta con personas que llevan consigo falsas creencias de la sexualidad, los mitos son precisamente eso; erróneos sistemas de creencias sobre el comportamiento sexual, que operan como tal: historias que pasan de generación en generación y no contienen una base científica y probada, generando así dificultades a la hora del disfrute de la sexualidad.

Los pioneros de la sexualidad, Master y Johnson refieren que muchas de las causas de las patologías de la sexualidad tienen como base mitos sexuales que perjudican y confunden a las personas. Muchos de estos mitos han sido expuestos y aclarados, sin embargo, la sociedad aun sigue arraigada a muchos de estos, lo que hace que aún se perpetúen y generen confusión y malestar.

Los mitos sexuales afectan tanto a hombres como a mujeres en cualquiera de las etapas de desarrollo, es por esto que se hace importante formarnos en sexualidad, propiciar espacios y tiempos para la comunicación, no solo de adulto, si no desde niños, en este caso se sugiere hablar claramente a nuestros niños y niñas desde una edad muy temprana, mencionar sus genitales con su nombre, sin maquillar ni usar expresiones como “florecita”, “chito”, “colita”, “galletica”, entre otros; que lo único que hacen es confundir y crear cierta vergüenza por aquello que debería ser tan natural.

Las afectaciones de estas falsas creencias son múltiples; repercuten en la salud de los individuos, parejas y comunidades, promueven actitudes y comportamientos que sesgan la sexualidad de acuerdo al género u orientación sexual, limitan el erotismo y el disfrute de una sexualidad plena además crea frustraciones en la persona, las cuales pueden terminar en serias patologías del desempeño sexual.

Algunos de los mitos más comunes son:

  1. Los hombres tienen más necesidad de sexo que las mujeres.
  2. La masturbación es cosa de hombres.
  3. Existe una frecuencia sexual que es normal para todos.
  4. La mujer debe satisfacer a su pareja, acceder a sus fantasías sexuales cuando éste lo desee.
  5. Solo se logra el orgasmo a través de la penetración.
  6. Mientras más grande el miembro del hombre, más facilidad para lograr el orgasmo.
  7. Sin penetración no hay sexo.
  8. Todas las mujeres al llegar a la menopausia disminuyen su deseo sexual.
  9. Tener relaciones sexuales durante el embarazo perjudica la salud del feto.
  10. El hombre siempre tiene deseo sexual.
  11. Si no hay deseo sexual es porque es infiel.
  12. Para activar el deseo sexual debo recurrir a la pornografía.
  13. Si una mujer usa lencería sexy es porque ha tenido experiencias sexuales con muchas personas.
  14. La mujer que toma la iniciativa sexual no fue formada bajo valores cristianos sólidos.
  15. Solo se siente placer si hay amor entre las personas que participan del encuentro sexual.

Para reflexionar… cada uno es responsable de su propia satisfacción sexual y de tener una buena comunicación con el otro para expresar sus deseos y poder llegar a acuerdos, sin llegar a la imposición. Hombres y mujeres pueden ser tanto pasivos como activos en los encuentros sexuales. Nuestra sexualidad nace desde el nacimiento y presenta cambios en el desarrollo de todo ser.

Recuerda además que, para tener una buena sexualidad y no caer en mitos es necesario contar con personas especializadas en el tema que desde su rol profesional respeten tus creencias y comprendan sin prejuicios tus dudas, leer antes de tomar decisiones basadas en falsas creencias, tener una comunicación abierta y asertiva con tu pareja, educar en sexualidad a los niños, brindando información adecuada a cada etapa de desarrollo.

Natalia Andrea Jiménez Bedoya

Psicóloga Clínica para la Familia

👁‍🗨 233 lecturas

Comparte este contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?

¿Crear una cuenta?

Selecciona la moneda
Peso colombiano