No te conformes. ¡Vive!

Los tiempos han cambiado, cada día se hace más complejo mantener un equilibro emocional en el entorno en que nos encontramos, todos los días los seres humanos somos bombardeados de múltiples posibilidades, opciones que de una u otra manera afectan la estabilidad emocional tanto a nivel personal como familiar. Cada día se hace más difícil vivir, más difícil comprendernos, más difícil ser felices.

A diario surgen cuestionamientos, situaciones problemáticas, que en momentos nos cuesta solucionar, logrando así volcar muchas veces nuestras emociones, pensamientos y sentimientos volviéndonos víctimas de estos, y perdiéndonos a nosotros mismos, dando lugar a que muchos busquemos ayuda en lugares o personas no apropiadas. Algunos aciertan buscando un terapeuta, y no porque tengan algún trastorno psicológico, sino debido al sufrimiento o dificultades asociadas a la vida cotidiana, precisamente, fruto del bombardeo de estímulos, cambios sociales y rupturas familiares, que provocan inestabilidad en el entorno en que se desenvuelven.

Son muchos las preguntas que a diario nos realizamos, ¿por qué si siento que tengo todo lo que deseo, no soy feliz?, ¿por qué permito tantas situaciones que me son dolorosas, me cansan, pero no sé cómo actuar?, ¿qué puedo hacer para salir de este círculo vicioso, que me daña a mí y a los que amo? A veces se siente un despropósito en la vida, que nos lleva a experimentar una infelicidad que causa agonía. Y en el fondo del corazón, todos queremos ser felices, incluso aquellos que “nunca” lo han sido, por ejemplo las personas que se han suicidado o lo han intentado, en la mayoría de los casos, su deseo no es acabar con la vida misma, sino con el dolor que experimentan en ésta.

Vivir se ha vuelto una odisea, ser feliz un privilegio que pocos experimentan, algunos nos quedamos con la idea que es “la vida que nos tocó”, o peor aún, que “Dios lo quiso de esta manera”, pero no es así, a veces el sufrimiento hace parte de nuestra existencia, pero otras veces son el cúmulo de situaciones, dolores y palabras que nunca comprendimos, respuestas y atenciones que nunca recibimos. Algunos nos perdimos a nosotros mismos y llevamos tiempo pensando que estamos haciendo lo correcto, cuando somos nosotros mismos los que estamos propiciando que nuestra vida cada vez se llene de más de desasosiego y desventura.

Ser feliz es una decisión que se toma todos los días y a cada momento, sin embargo, uno de los errores que solemos cometer, es pensar que podemos lograrlo solos o que si tenemos actitud positiva, todo va a ir bien, pero la experiencia muestra lo contrario, es necesario pensarnos, cuidarnos y actuar frente a aquello que nos lastima, pues la experiencia misma ha mostrado que todos los seres humanos somos diferentes y que a cada uno le afecta las cosas de manera distinta, hay estudios que demuestran que aunque varias personas vivan la misma situación, todos pueden tener reacciones muy diferentes, no a todos les afecta lo mismo y de la misma forma. Pues cada persona es un mundo, constantemente cambiante y exquisitamente sensible a su entorno y experiencia.

Te invito a que no te rindas, a que busques respuesta a eso que te daña o lastima, pero búscala en el lugar y persona correcta. ¡Créeme! Aún a pesar de las múltiples circunstancias que acompañan tu vida diaria, la felicidad es para ti. No vivimos diferente, porque no sabemos cómo hacerlo. Algo que personalmente me ha servido mucho y que la experiencia misma me ha mostrado, es que darse la oportunidad de un proceso psicológico puede marcar la diferencia para siempre. Pues precisamente los terapeutas son personas que enseña a pensar y a pensarse, es decir, el que enseña a cuidar y a cuidarse. Pues su labor principal es propiciar cuidados hacia otro que padece. “Terapia” en pocas palabras puede definirse como la búsqueda de cuidados a partir de la relación con otro.

No te conformes, la vida es muy corta para convertirla en un despropósito…

Ser feliz es una decisión que tomas cada día. ¿Tú que decides hoy?

María Gómez Giraldo
Practicante de Psicología – Clínica para la Familia

Comparte este contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Selecciona la moneda
Peso colombiano