¿Adolescencia o Aborrecencia?

La percepción de la adolescencia o la juventud como una época difícil, de rebeldía y de pérdida de principios y valores es muy común actualmente, incluso podemos reforzar frases como “en mi época había más respeto por parte de los jóvenes”. Sin embargo, al analizar detenidamente la adolescencia y la juventud, podemos encontrarnos que muchas cosas que se piensan sobre esa época de la vida en realidad, no son ciertas y quela adolescencia NO es aborrecencia.  A continuación, te compartiremos algunos mitos acerca de esta gran etapa.


1. “La adolescencia viene de adolecer”

Esta es una confusión que no solamente se tiene en la sociedad en general sino entre psicólogos y pedagogos, relacionar la palabra adolescencia con adolecer, asumiendo que es una época donde se padece un “doloroso” proceso de construcción de identidad, donde es tortuoso para ellos y su familia. En realidad no es tan así, la palabra adolescencia viene en realidad de “adulescens” que significa “hacerse adulto”, lo cual es un camino de crecimiento y de nuevos retos que no necesariamente debe ser doloroso.


2. “El problema son los jóvenes de HOY, antes no había problemas con los jóvenes”

“La juventud de hoy ama el lujo. Es mal educada, desprecia la autoridad, no respeta a sus mayores, y chismea mientras debería trabajar. Los jóvenes ya no se ponen de pie cuando los mayores entran al cuarto. Contradicen a sus padres, fanfarronean en la sociedad, devoran en la mesa los postres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros”. Sócrates (470 a.C. – 399 a.C.) Si los jóvenes se ven como un problema es importante mirar los adultos que están a su alrededor, recuerda que en todo problema, hay mínimo dos partes.

3. “Es una época en donde no les gusta nada”

Mas bien es al contrario, la adolescencia es la etapa donde hay más apasionamiento por aquellas cosas que les gustan. Algo muy diferente es que no les guste lo mismo que a los padres o a los tíos, entonces en lugar de “tratar” que le guste lo que no, es la época perfecta para desarrollar los talentos, habilidades e intereses de ellos.


4. “Sólo piensan en ellos mismos”

Si bien es cierto que comienzan a exponer y defender su punto de vista, eso es diferente a que sean egoístas, incluso es la época donde valoran las amistades más que en cualquier otra etapa, para lo cual, necesitan que los adultos les brinden herramientas para establecer relaciones sanas tanto con amigos como con la familia. Y para eso hace falta muchísimo más que decir “te prohíbo” o “te permito” esta amistad o esta conducta.


5. “No pueden ser organizados ni disciplinados”

Como todo ser humano de cualquier edad, son dedicados y organizados con lo que les interesa, y no necesariamente tienen las mismas prioridades ni estilo para organizar que sus padres. Es más importante en esta etapa, que aprendan a organizar sus cosas y su espacio a que memoricen y repliquen como lo hace el papá o la mamá. Claro está, en ocasiones los adultos deben luchar juntamente con ellos contra la pereza, la cual, aplica a todas las edades.


6. “Le va a enseñar a su papá a hacer hijos”

Este mito hace referencia a la idea de que los hijos no tienen nada que enseñarles a los padres, tal vez reforzada con la ilusión de que si fuera así, los padres perderían autoridad; y la verdad, es al contrario. Entre más los adultos se acerquen a los jóvenes valorando lo que saben y aprendiendo de ellos, más se fortalece la autoridad y el respeto.


7. “Es una época donde se vuelven rebeldes”

Sé que suena un poco raro, pero que los hijos cuestionen a los padres y figuras de autoridad, es algo excelente y muy bueno. Porque es la oportunidad para que ellos comprendan la diferencia entre capricho y argumento, para que aprendan a no “tragar entero” simplemente porque lo dice el adulto y logren con los mismos adultos defender su punto de vista y aceptar cuando están equivocados, lo que se aprende con el ejemplo. Además, recuerda que las mejores víctimas de abusos y maltratos, son los que no dicen nada.

Como estos, existen muchos más mitos acerca de esta maravillosa etapa, el reto es permitirse despojarse de los prejuicios, etiquetas y predisposiciones para darse la oportunidad de conocer realmente a la persona, recuerda que el objetivo de los padres no es que “hagan caso en todo” ni tampoco que cumplan los sueños de los padres o maestros, sino formarlos en principios y valores para que ellos puedan cumplir sus sueños y aprendan a no dejarse ni aprovecharse de nadie.

“La misión de los padres NO es evitar el sufrimiento, es tomar las decisiones para dejar huellas en lugar de marcas.”
citando la fuente original

“Honra a tu padre y a tu madre. Ese es el primer mandamiento que contiene una promesa: si honras a tu padre y a tu madre, te irá bien y tendrás una larga vida en la tierra. Padres, no hagan enojar a sus hijos con la forma en que los tratan. Más bien, críenlos con la disciplina e instrucción que proviene del Señor.”
Efesios 6:2-4

Comparte este contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Selecciona la moneda
Peso colombiano