Día internacional por la salud de la mujer

Un día como hoy, 28 de mayo, celebramos el día por la salud de la mujer, el cual se instauró el 28 de mayo de 1987 en el V Encuentro Internacional sobre Salud de la Mujer, llevado a cabo en Costa Rica.

Sin embargo, aunque llevamos décadas de lucha, en el esfuerzo por alcanzar la equidad de género, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, además de reducir la violencia contra la mujer, aún existen diferentes situaciones que no permiten el impacto deseado.

En días como hoy recordamos las diversas causas de enfermedad y muerte que enfrentan las mujeres en la actualidad, la principal de éstas es la mortalidad materna en la cual el retraso de unos minutos puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. 

El derecho de las mujeres a gozar de salud integral a lo largo de todo su ciclo vital es un derecho humano universal consagrado por el sistema internacional de derechos humanos. Cuando hablamos de una salud integral nos referimos a factores bio-psicosociales, la posibilidad de que las mujeres puedan optar por recibir los recursos dignos para vivir, con igualdad de oportunidades y exentas de cualquier tipo de violencia. 

Pero para lograr esto, es necesario que toda la sociedad y sus instituciones se comprometan a generar políticas que garanticen que esto se cumpla.

Uno de los factores que más afecta la salud de la mujer, son la violencia contra la mujer, especialmente la violencia doméstica y abuso sexual, causando daño no solo a nivel físico, sino mental, con consecuencias irreversibles, como la pérdida de audición, hematomas o lesiones que producen incapacidad permanente, depresión, suicidio y múltiples problemas ginecológicos.

Aunque parece imposible pensar que esto suceda en la era digital, uno de los mayores inconvenientes que se presentan para que estos problemas sean visibilizados y solucionados es la poca información con la que se cuenta, la mayoría de personas desconocen las consecuencias que la violencia implica en la vida de la mujer.

Aún en la actualidad, con las herramientas que se cuentan, la mujer no se siente segura, pues está demostrado que la mayoría de feminicidios ocurren cuando las mujeres intentan buscar ayuda o abandonar a su agresor. Lamentablemente, algunas por la presión deciden suicidarse.

Debido a estas situaciones las estadísticas muestran que las mujeres generan un alto gasto a nivel de políticas de salud, pues la demanda en la atención médica es alta, a la vez que también se encuentran con obstáculos o limitaciones en las atenciones.

El panorama anterior muestra la necesidad de seguir trabajando y profundizando en este tema, es posible mejorar, pero se necesita una adecuada promoción y prevención de salud de la mujer encaminada hacia el cambio de conductas y normas que perjudican la salud, una adecuada orientación en salud pública y especialmente en medidas preventivas.

Muchos investigadores expresan que además de seguir trabajando arduamente en este tema es necesario comenzar a romper ciclos con los más pequeños, y desde sus primeros años enseñarles el respeto por la mujer, además de la importancia del autocuidado, pues a largo plazo, unidas con otras políticas se lograrían muy buenos resultados.

¡Tú puedes ayudar! comparte información en tus redes que muestren la importancia de intervenir y generar políticas que promuevan el bienestar de la mujer, además desde tu lugar de estudio o trabajo también puedes generar o compartir conferencias o conversatorios que hagan referencia a la situación que vivimos y cómo podemos actuar o prevenirlas. Por último la formación comienza en casa, incentiva desde el más pequeño al más grande a ser parte de la solución y no del problema, para eso la educación en valores es fundamental.

María Magdalena Gómez Giraldo
Practicante de psicología – Clínica para la Familia

Comparte este contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat
Selecciona la moneda
Peso colombiano